La importancia de los sucesores en el liderazgo de los proyectos de empresas familiares.

publicado en: Empresa | 0

El cambio es la constante en el mundo empresarial y las generaciones siguientes están dispuestas a afrontarlo.

Para nadie es un secreto que nuestras empresas familiares han ido creciendo de una manera inesperada y con ello han tenido que ir cambiado sus modelos de negocio. Por eso es importante en tender que la industria demanda cambios inesperados que conllevan a transformar la mentalidad de quienes están a la cabeza de las organizaciones.

Es aquí donde se debe ver reflejada la pujanza y preparación de aquellos sucesores que son parte de la alta dirección, este es el espacio en el que cada sucesor debe hacer huella en el desarrollo y crecimiento de la empresa; es el momento de demostrar que se puede seguir con un legado, pero mejorado, acorde con el cambio que demanda el paso del tiempo. En este instante es cuando los sucesores deben ayudar a surgir las empresas, buscando y entendiendo los enfoques que la evolución y el Estado buscan.

Muchas de las empresas mueren en el intento de lograr dos cosas fundamentales: la sucesión y el crecimiento. En el caso de nuestra compañía, he liderado desde hace diez años un proyecto de evolución interna con el fin de que su estructura sea mucho más eficiente y que nuestro trabajo se vea reflejado en su crecimiento. Desde hace ese tiempo, la empresa se ha ido preparando para los diferentes  cambios  organizacionales  y  normativos  que obligan, de una u otra forma, las autoridades y el mercado en general para poder seguir a flote en esta industria tan competitiva y desleal.

Por esta razón, el proyecto de mejora continua en nuestros procesos ha ayudado a que nuestra estructura esté cobijada bajo una idea latente de ISO 9001 que con los años se ha vuelto una pieza clave para poder involucrarnos en normativas más grandes, como lo son gestión ambiental, BPM y SG-SST, que aunque para el otro año son obligatorias, en nuestra empresa han sido el pilar para mejoras en el diario vivir; practicas básicas que de no haber sido lideradas de alguna forma por un sucesor y acompañadas por nuestros colaboradores no habrían rendido los frutos que hoy se ven reflejados en el entorno.

Para los fundadores es importante saber que poco a poco los sucesores seguimos sus pasos con el fin de lograr mantener o hacer perdurar su negocio; para ellos es claro que todo cambia, pero que parte de ese cambio está en dejar de asumir todos los roles dentro de la empresa y empezar a delegar parte de su control a jóvenes, quienes a pesar de no tener la suficiente experiencia –como ellos sí la poseen– pueden ir tomando las riendas del negocio, con la ventaja de que traen consigo el valor académico y las ganas de superación.

Ser sucesor en una empresa familiar no es tarea fácil y mucho menos lograr que sus conocimientos sean recibidos de la mejor manera; lo que sí es acertado es decir que los sucesores son los que dan el impulso al empresario para seguir creciendo, para que la organización salga de la zona de confort en la que se encuentra actualmente; son la pieza importante para que los proyectos de innovación y emprendimiento que se quieran realizar tengan el resultado esperado.

“Un pequeño esfuerzo es el mejor sustituto para las excusas”, Donald Trump.

Actualmente nuestras empresas deben tomar conciencia de los cambios que se avecinan, hay que iniciar un proceso fuerte de implementación de sistemas en los cuales la participación de los fundadores, sucesores y colaboradores es vital para que las empresas sigan siendo competitivas. Ir a la velocidad con la que cambia el mundo es el ideal, pero ir adelante de esos cambios es la clave para llegar al éxito.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *